sábado, 8 de diciembre de 2007

Fábula

La desgracia ajena
no provoca temor y compación
sino que regocijo y satisfacción
para la purgación de rencores.

3 comentarios:

-josefina- dijo...

Quien diría... tu con blog... jaja, una vez me dijiste que no te harías uno xD Pero bueno.. finalmente uno siempre cae... ojalá no termines como yo, que decidí eliminarlo al ver que nadie comenta nada y es muy fome xD
Besoooos!

Gattito dijo...

Tengo serios
problemas con
como enfrentar
a las personas
a las que les pasa
alguna desgracia...
=(
es tooooodo un tema para mi...
saludos
niño...

puta que escribi lindo eñore xD
;)
besooooooooos
aioz

Clau dijo...

lúcido texto